PRACTICAS BIOLOGICAS: MICOTERAPIA
La Micoterapia  emplea setas y hongos como instrumento terapéutico debido a su poder curativo.
Su utilización se remonta a las culturas del neolítico y precolombinas, y más tarde en la antigua Medicina China ya fue practicada. Está basado en las vitaminas y proteínas de los hongos y las setas con una alta concentración en compuestos bioactivos necesarios para nuestro organismo que favorecen el bienestar y la longevidad
El conocido botiquín de “Otzi, el hombre de hielo”, el hombre de Similaun  de 5.300 años de antigüedad, encontrado en los Alpes del Tirol en 1991, ya portaba hongos en una bolsa con propiedades plaguicidas.
En los últimos años se han desarrollado estudios en esta materia sobre la acción regeneradora  de los hongos tanto para el cuerpo humano como para el ecosistema y se han abierto posibilidades de investigación en curso, con experimentaciones en el campo universitario y hospitalario.
Las propiedades terapéuticas de los hongos son múltiples y se conoce más de 250 especies con propiedades entre otras antioxidantes, antiinflamatorios e hipocolesterolemiante, siendo destacable las actuaciones de investigación y cultivo realizada por el centro pionero en Galicia conocido como  “Hifas da Terra”.